martes, 26 de julio de 2016

10 razones por las que me fastidiaría que se acabara el mundo este viernes

Leo que el viernes 29 de julio se acaba el mundo. Lo vaticina el canal de Youtube End Times Prophecie en un vídeo que ya tiene más de cuatro millones de visualizaciones y ha estremecido al personal -he de confesar que yo no lo he visto íntegramente, demasiado largo para mi gusto-. Según estos agoreros que se dedican a estudiar la Biblia, con el fin de semana llegará también el fin del mundo. Lo notaremos porque se invertirán los polos magnéticos de la tierra y comenzará el apocalipsis en forma de terremotos, un cambio drástico de temperatura, aumento del nivel de los océanos y colapso de la atmósfera. El panorama no es muy apetecible, la verdad. Casi cruzas los dedos para palmar en el primer derrumbe y así no te enteras del resto. La pena es que nos perderíamos una escena de lo más lisérgica: la llegada de Cristo a lomos de un caballo volador encabezando un gran ejército dispuesto a arrasar la tierra.


Según la Agencia Católica de Informaciones, con sede en Perú, que cita al famoso exorcista José Antonio Fortea, la afirmación no tiene ni base científica ni religiosa, por mucho que digan que sus conclusiones proceden de las sagradas escrituras, y nos recuerda que ‘todos los millares de fanáticos –casi todos evangélicos– que han afirmado en el pasado que conocían la fecha del fin del mundo se han equivocado. Todos, absolutamente todos, se han equivocado, entendieron mal la Biblia’.

Desde que tengo uso de razón han pasado tantas fechas fatídicas que no entiendo por qué esta debería preocuparme más. Pero en general la gente se inquieta cuando surgen este tipo de anuncios y vaticinios. Los que tienden a sugestionarse fácilmente andan con el corazón encogido, sobre todo quienes interpretan que los sucesos violentos que están conmocionando el mundo las últimas semanas son un anuncio del final. Otros preferimos jugar a elucubrar. ¿Qué harías si supieras que tu tiempo en este mundo acaba el viernes? Cuando ha surgido esta cuestión en alguna reunión de amigos yo siempre contestaba ‘pasar las últimas horas con las personas que quiero’. Algunos elegían la opción de ‘follar como si no hubiera un mañana’. Otros ‘organizar una fiesta y que el juicio final te pille con una buena cogorza’. La mayoría coincidían en ‘darse un homenaje, dilapidar los ahorros y regalarse caprichos de esos que te niegas habitualmente’. En este momento creo que me apuntaría a todos estos planes y añadiría el de dejar de buscar trabajo, ya no tendría mucho sentido... 

En fin, sea como sea, me fastidiaría que se acabara el mundo este viernes por varias razones. Aquí van solo 10:

-Es una canallada que te monten un fin del mundo en viernes y no en lunes, y en verano, no en invierno, que parecería más apropiado y estaríamos un poquito más receptivos.

-Me gustaría saber al final quién va a gobernar este país o sin nos van a obligar a repetir por tercera vez las elecciones. Y me fastidia que tenga que venir el apocalipsis a resolver el bloqueo.

-Tengo muchas tareas pendientes, por ejemplo, escribir una obra de teatro, un best seller y el guión de una película. Incluso rodar mi propio corto. Cualquier tarea creativa que me abstraiga y suponga una alternativa al empleo por cuenta ajena que tanto se me resiste.

-Quiero seguir aprendiendo a hacer cosas nuevas, todavía me quedan sin ver muchos tutoriales en Youtube.

-No conozco Viena, ni Venecia, ni Reikiavik, ni Tokio…

-No he hecho aún el camino de Santiago.

-Querría volver a sentarme algún día delante de un micrófono y salir en antena.

-Y experimentar, aunque solo sea una vez más, la agradable sensación que provoca descubrir que alguien se enamora de uno.

-En el fondo, por mucho que el mundo esté como está, yo en esta vida me lo estoy pasando muy bien y me cuesta renunciar a ello.

-Y sobre todo, me encantaría seguir viendo crecer a mis hijos. Que se acabara el mundo a su edad, cuando todavía ni siquiera les ha dado tiempo a sufrir por amor, sería una gran faena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada