Blog personal de Ángela Beato. Escribo lo que siento. Digo lo que pienso. Procura no tomarme demasiado en serio.

martes, 11 de julio de 2017

Me propuse no gastar ni 1€ en libros de texto nuevos y esto es lo que pasó

Lo siento por los editores y libreros, pero este año no van a contar con mi aportación para el sostenimiento de su negocio. Adiós a los más o menos 700€ que les iba a reportar -y a mí me iba a costar- el simple gesto de comprarles a mis hijos sus correspondientes libros de texto nuevos para el curso entrante. En esta ocasión nos marcamos un reto: intentar no gastarnos ni un euro en libros a estrenar y en su lugar apostar por los manuales usados. Que yo sepa no existe ningún informe científico que acredite peor rendimiento, menor motivación, ritmo más lento de aprendizaje o mayor índice de fracaso escolar en los alumnos que estudian con libros heredados, así que todo son ventajas en esta práctica, al menos para el cliente; imagino que el librero no pensará igual. 

La venta de libros escolares de segunda mano está proliferando en los últimos tiempos. Ayuda el hecho de que muchos centros educativos no los estén cambiando con tanta frecuencia, probablemente ante la incertidumbre de no saber si volverá a modificarse la ley educativa o se alcanzará el ansiado pacto entre todos los partidos. El caso es que esto beneficia a quienes tienen hijos que solo se llevan uno o dos años, como es mi caso. Tantos años deseando que al pequeño le sirvieran los libros de la mayor, como pasaba en mi infancia, y por fin mi sueño se hace realidad. El pequeño tendrá el honor y la suerte de reutilizar los textos fenomenalmente conservados de su hermana mayor, mientras que esta hará lo propio con los libros de otros estudiantes de un curso superior, algunos conocidos y otros desconocidos. Hemos tenido la fortuna de conseguir gratis a través de su primo y un vecino de la abuela cuatro de los libros que le tocará estudiar el curso que viene, y el resto los hemos localizado en portales de internet dedicados a la venta de segunda mano. Algunos tienen anotaciones o ejercicios a lápiz, pero así este verano tenemos entretenida a la chiquillería dándole al típex y la goma para borrar las huellas del anterior propietario. 


No os imagináis la cantidad de género que se mueve en el mercado de segunda mano y lo bien conservado que lo tienen muchos. Cualquiera diría que los chavales no han pisado por clase. Bien es cierto que algunos de los padres vendedores con los que hemos contactado, además de calificar a sus retoños como muy cuidadosos, nos comentaban una triste realidad bastante frecuente, esa que apunta a que algunos profesores no utilizan el libro que el centro elige para impartir esa asignatura, vaya usted a saber por qué. Así que al menos con esta reventa, las familias recuperan parte de lo invertido y no se les queda cara de idiotas de manera perpetua. Además experimentan la sensación de estar realizando una labor social al ayudar a otros.

Ya que hablamos de dinero, recurriendo a la venta de segunda mano te puedes llegar a ahorrar la mitad de lo que cuesta el libro nuevo. En algunos casos incluso más, si se trata de mercadillos organizados por las AMPAS de los propios centros, donde se favorece un espacio de encuentro entre vendedores y compradores y se suele establecer un precio fijo y único por cada ejemplar (5€ en el caso del instituto de mis hijos). Así que pensando en que hay libros que cuestan nuevos 35€, la idea de ahorrarse 30 yo diría que parece más que tentadora. Calculo que, al final, este año la inversión en culturizar a mis hijos rondará los 70€, una cifra con un cero menos que la que nos habría costado la anual ‘fiesta educativa’ si no hubiéramos optado por esta opción tan sostenible.

Después de esta experiencia tengo la sensación de haber estado malgastando el dinero todo este tiempo. Cada año, cuando llegaba el verano, encargaba los dos juegos de libros nuevos en una gran superficie y asumía que era un gasto obligado. Por supuesto, mis hijos estaban encantados de estrenar material. Normal. Yo también considero muy placentera la sensación de desnudar el libro quitándole el precinto de plástico, y doy fe que el olor a páginas recién salida de imprenta es adictivo. Tan obnubilados estábamos con los efluvios del libro virgen que no sospechábamos el trasiego de material desvirgado que se realizaba a nuestro alrededor. Y yo que soy de engancharme rápido, una vez que he empezado ya no puedo parar. Por lo pronto hemos logrado colocar los libros del pequeño por un módico precio a una conocida del colegio a la que le venían bien. No descarto seguir dejando espacio libre en el trastero.

Para quienes no hayáis encargado aún los libros de vuestros críos, sabed que hay muchos lugares en Internet donde se pueden conseguir libros de segunda mano a precios muy ajustados. Incluso existen interesantes iniciativas creadas ex profeso que ponen en contacto a compradores y vendedores, funcionan a nivel nacional y permiten filtrar en función de los intereses del usuario. Tened en cuenta, eso sí, que la oferta es siempre más amplia en cursos superiores, dado que los materiales que se utilizan en Infantil y los primeros años de Primaria prácticamente son de un solo uso, salvo alguna excepción. Aquí recojo diez de estas herramientas para quienes queráis probar a darle una segunda oportunidad a los textos académicos y ahorraros un buen pellizco:

Wallapop: Empiezo por ella porque es una auténtica mina de todo tipo de cachivaches, también libros de texto de segunda mano. Con este producto se funciona igual que con el resto de objetos que se encuentran en la plataforma: Buscas el que necesitas, conectas con el propietario a través de su aplicación y cerráis la venta. 

Vibbo: El antiguo portal de anuncios clasificados Segunda Mano, ahora con esta nueva denominación, pone a disposición de sus usuarios un espacio de compra-venta donde se descubren ejemplares usados. Eso sí, la oferta de libros de texto no es tan amplia como la de Wallapop, pero merece la pena echar un vistazo.

Tablón de anuncios: Es otro portal de anuncios clasificados, que incluye desde ofertas de empleo hasta compra-venta entre particulares de productos de segunda mano, incluidos los libros escolares. Puedes acotar la búsqueda por municipio para localizar a los vendedores dentro de tu radio de acción.

Bolsa de libros: En esta web se fomenta la cultura del intercambio, hay más de 500 anuncios y puedes elegir la opción de regalar, vender o comprar. Es una herramienta específicamente creada para el intercambio de libros de texto de forma interactiva, visual, práctica y sin intermediarios. 

Relibrea: Fundada en 2012 en Valladolid, es la mayor comunidad online para comprar, vender y descubrir libros de segunda mano por todo el territorio nacional. Tiene un catálogo de más de 95.000 ejemplares. Como añadido, cuentan con un blog literario y hacen un sorteo entre sus seguidores en el que el regalo es precisamente un juego de libros de texto para el curso que viene.

Truequebook: La idea surgió de una madre emprendedora que creó el proyecto pensando en facilitarles las cosas a las familias que en septiembre se enfrentaban al difícil reto de equipar a los niños para el nuevo curso. Incluye una categoría de centro educativo para simplificar la búsqueda y facilitar los trueques con otras familias del entorno del usuario. La gama de productos que se puede canjear van más allá de los libros, también aparecen uniformes, elementos deportivos y otro material infantil.

El Giralibro: Nació en 2012 en Santander para dar respuesta a la carestía de los libros de texto y al sinsentido de tirar algo que otros necesitan. La idea era entregar los libros del curso pasado y reservar los del siguiente. La acogida fue tan buena que en cinco años se ha creado un importante banco de libros que se ofrece a través de la web. Tiene entrega gratis a toda la península siempre que se recoja el pedido en las oficinas de Correos. 

Bolsabooks: Es una librería de estudiantes para estudiantes. Ayudan a gestionar la venta de los libros de segunda mano y a ahorrar dinero en la compra de los textos académicos. Tienen su sede en Pamplona, pero a través de la web se pueden comprar los ejemplares disponibles, con un ahorro de entre un 15 y un 40%.

Donaz: Se trata de una herramienta pensada para AMPAS de centros de enseñanza a nivel nacional, con la que se facilita la tarea de gestión de los bancos de libros en cada centro educativo. 

Casa del libro: Esta importante cadena de librerías que funciona a nivel nacional también incluye dentro de su oferta editorial a través de la web libros usados con ligeros descuentos.

Si a pesar de todo lo que os he contado seguís decididos a invertir en libros nuevos para que estudien vuestros hijos y que las editoriales no vayan a la quiebra, quizá os interesen los comparadores de precios textolibros.com, ahorraenlibros.com y oklibros.com, otras herramientas digitales muy útiles creadas para saber en qué tienda se pueden encontrar los ejemplares más económicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario