Blog personal de Ángela Beato. Escribo lo que siento. Digo lo que pienso. Procura no tomarme demasiado en serio.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Inocentadas laborales

Creo que hace más de un mes fui víctima de una inocentada. Digo creo porque aún no dispongo de las suficientes pruebas como para asegurarlo con certeza. Os cuento. Vi una oferta de empleo publicada en Linkedin. La empresa de comunicación y marketing Digital Addiction buscaba redactores editoriales para crear contenidos destinados a sus clientes. Según sus palabras “estaban reforzando su capacidad de producción” para atender las necesidades de esas marcas o empresas que delegan en ellos el duro trabajo de crear textos originales para sus páginas web.

El caso es que a las pocas horas de mostrar mi interés por uno de esos puestos recibí la siguiente respuesta: “Nos gustaría conocer un poco más en detalle tu estilo y enfoque en redacción, con el objetivo de poder empezar a trabajar lo antes posible. A este efecto, nos gustaría pedirte dos artículos, son ejemplos no reales que de forma habitual utilizamos para esta prueba”. Y pasaban a detallarme datos como título, extensión, cliente, objetivos y palabras clave.


Me afané en escribir los dos artículos durante toda la tarde-noche de aquel día, para que vieran que podía trabajar con tiempos ajustados y bajo presión, y se los envié a mis interlocutores por la mañana. Desde entonces, ni una noticia. Ningún e-mail para agradecer el envío o valorar la calidad de las pruebas. Ni siquiera una llamada o mensaje para lamentar, por ejemplo, que mi estilo no se ajustara a sus expectativas. Nada. Al principio pensé que quizá tenían muchas pruebas para valorar, que habríamos sido muchos los que habíamos respondido al reclamo. Pero pasadas las semanas, cuando ya consideré que habían tenido el tiempo suficiente para saber si les podía servir o no, les envié un correo electrónico pidiéndoles que me aclararan la cuestión, más que nada por saber a qué atenerme. Eso fue el 4 de diciembre y aún sigo esperando que me contesten.

Por lo que he visto en algunos comentarios de Linkedin, a otros que están tan necesitados como yo les ha ocurrido algo parecido, de modo que tengo la impresión de que no soy la única pardilla. Y conste que no quiero pensar que esto sea una práctica habitual, que a base de pruebas de aspirantes se hagan con material redaccional gratuito que luego coloquen a sus clientes. Lo peor es que los precios que se manejan en este tipo de trabajos suelen ser bajísimos, así que los colaboradores autónomos externos que sí alcanzan acuerdos con este tipo de empresas y se encargan de facturar los textos ingresan cantidades de risa. Este dato hace el episodio aún más patético. 

De momento he estado rastreando la red por si encontrara por ahí publicado alguno de mis textos, pero no he encontrado nada, así que puede que, después de todo, mi desconfianza provenga de otra de mis paranoias. Quién sabe. Eso sí, a partir de ahora cuando aspire a cualquiera de estos puestos de redactora de contenidos y me requieran unas pruebas de escritura, les remitiré a este mismo blog o a cualquiera de los textos que tengo disponibles, incluidos los dos que redacté para esta prueba aparentemente fallida y que reproduzco a continuación. Al menos que el esfuerzo haya merecido la pena y que algo de esto tenga sentido.

Prueba 1:
Título: “Los 7 motivos por los que consumir alimentos ecológicos”
Cliente: Gran supermercado
Extensión: 400 palabras
Objetivo de negocio: creación de tráfico hacia una tienda de ecommerce
Keywords: quinoa, vitamina, dieta saludable, alimentación infantil

Los 7 motivos por los que consumir alimentos ecológicos
Cada día es más habitual encontrar clientes en los pasillos de los supermercados leyendo las etiquetas de los productos antes de depositarlos en el carro de la compra. Demostrado que el buen funcionamiento de nuestro organismo está íntimamente ligado a una dieta saludable, existe una creciente preocupación entre los consumidores por saber lo que comen, de dónde procede y cómo ha sido elaborado. El interés por los llamados productos ecológicos también ha aumentado y cada vez ganan más terreno en el menú familiar, incluidos los destinados a la alimentación infantil. Sus múltiples beneficios para la salud son los que mueven a su consumo, pero existen muchas más ventajas. Estos son los 7 motivos por los que consumir alimentos ecológicos:

-Son Saludables. Para su producción no se utiliza ningún pesticida químico, fertilizante sintético, antibiótico o cualquier otra sustancia artificial con las que se combaten plagas o enfermedades en la agricultura y ganadería no ecológica.

-Son Nutritivos. Los alimentos ecológicos tienen más nutrientes, minerales, vitaminas, oligoelementos y antioxidantes, de modo que quien incorpora a su dieta alguno de estos alimentos, como por ejemplo la quinoa, favorece el buen funcionamiento de su organismo y se protege frente a enfermedades.

-Ofrecen mayor seguridad alimentaria. Son productos con todas las garantías, pues durante su proceso de elaboración se someten a exigentes controles e inspecciones para garantizar que cumplen con las normas y estándares de producción agroalimentaria ecológica establecidos.

-Son Sostenibles. La agricultura ecológica emplea la rotación de cultivos,  respeta los ciclos naturales, aprovecha los recursos de la zona, preserva las variedades locales, no contamina los acuíferos, recurre a prácticas naturales para potenciar la fertilidad de lo suelos y fomenta la biodiversidad.

-Provienen de prácticas respetuosas con los animales. La ganadería biológica apuesta por las especies autóctonas y el crecimiento en semi libertad. Los animales se alimentan de pastos naturales y piensos ecológicos, no están hormonados y crecen de manera natural y sin estrés.

-No hay transgénicos. En la agricultura ecológica está prohibido el uso de organismos genéticamente modificados. Este tipo de práctica que tiende a la uniformidad es totalmente opuesta a la filosofía “bio”, que impulsa la riqueza y variedad de cultivos, especies y paisajes.

-Saben y huelen. El cuidadoso modo de producción de estos alimentos les permite conservar un sabor auténtico que el paladar reconoce y una expresividad aromática que el olfato percibe sin dificultad.


Prueba 2:
Título: “Guía: las deducciones de un autónomo”
Cliente: Empresa de renting de coches
Extensión 600 palabras
Objetivo de negocio: branding
Keywords: deducción autónomos, facturación autónomos, emprendedor

Guía: las deducciones de un autónomo
El desembolso que efectúa un autónomo cuando compra un ordenador para trabajar, contrata una línea telefónica profesional,  alquila una oficina o adquiere un vehículo de empresa mediante renting son gastos que se puede deducir en su declaración de la renta. Hacienda establece que estos y otros muchos gastos que afronta el emprendedor son fiscalmente deducibles siempre que estén relacionados con la actividad económica que realizan, queden justificados mediante factura o recibo y aparezcan registrados en el libro de gastos e inversiones. A continuación repasamos los más comunes:

-Consumos de explotación: Los efectuados para obtener cualquier elemento que se precise para desarrollar la actividad empresarial, desde material de oficina hasta combustibles, embalajes y cualquier otro objeto de uso laboral.

-Sueldos y salarios: Las retribuciones que el autónomo paga a los empleados en concepto de sueldos, dietas, viajes de trabajo, indemnizaciones, pagos en especie o formación son deducibles.

-Seguridad Social a cargo de la empresa: Dentro de esta partida se incluyen las cotizaciones a la Seguridad Social por los trabajadores contratados más las correspondientes al propio empresario. Cuando la cotización de un trabajador depende del autónomo, podrá deducirse el 50% en caso de baja por contingencias comunes.

-Otros gastos de personal: Se integran aquí los gastos de formación del personal, las contribuciones a planes de pensiones, las indemnizaciones, seguros de accidente de los trabajadores, obsequios y cualquier otro gasto relacionado con sus empleados.

-Arrendamientos y cánones: Incluye las cuotas de alquiler de bienes muebles o inmuebles, puede ser una oficina o un vehículo por leasing o renting, así como el pago por el derecho de uso de patentes y marcas.

-Reparaciones y conservación: Tienen que ver con los gastos realizados para el mantenimiento de las instalaciones, siempre que la obra no conlleve una mejora o ampliación.

-Servicios de profesionales independientes: Son los honorarios que el autónomo abona a profesionales ajenos a la empresa pero cuyos servicios requiere para el normal desarrollo de su actividad, como gestores, abogados, auditores, notarios, etc.

-Otros servicios exteriores: Abarcan desde gastos habituales en una oficina, como los suministros de luz, agua o servicio de telefonía, hasta los facturados en investigación y desarrollo, transportes, primas de seguros, servicios bancarios, publicidad o relaciones públicas.  Si el emprendedor trabaja en su propia vivienda puede deducirse el IBI, la cuota de la comunidad de propietarios, el seguro, etc, en proporción a la parte de la vivienda utilizada para la actividad con respecto al total, pero no podrá deducirse los suministros. Son deducibles también los gastos generados por el uso de la línea de teléfono profesional y el vehículo destinado a la actividad empresarial. 

-Tributos fiscalmente deducibles: Se consideran así el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) que recaiga sobre elementos afectos a la actividad, así como otros tributos y tasas tanto estatales como no estatales. El IVA soportado sólo será deducible cuando no sea desgravable a través de la presentación de declaraciones trimestrales de IVA y por tanto no tengan derecho a deducirse las cuotas soportadas.

-Gastos financieros y amortizaciones: Se incluyen todos los gastos derivados de la utilización de recursos financieros de terceros para la financiación de las actividades de la empresa. También la cantidad depreciada de la inversión realizada por el empresario y las pérdidas por el deterioro del valor de los elementos patrimoniales.

-Otros gastos deducibles: Comprenderían la adquisición de libros o instrumentos no amortizables, la suscripción a revistas profesionales, los gastos de asistencia a cursos, conferencias, congresos, los seguros de enfermedad o la cuotas por pertenencia a entidades profesionales, corporaciones, cámaras y asociaciones empresariales legalmente constituidas.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario